Ideas para una noche de pijamadas

Te recomendamos que no hagas una fiesta multitudinaria. Pon límites en cuanto al número de niños que pueden quedarse, siendo tu hijo el que elija a sus amigos más íntimos. Además, márcale las pautas de comportamiento a seguir en la fiesta (no gritar, la hora de acostarse, recoger entre todos a la mañana siguiente...) y nómbrale responsable de que se cumplan.

Elegid una temática. Al igual que en los cumpleaños, en las fiestas de pijamas podemos elegir un tema en torno al que gire la noche para la decoración, la presentación de la comida ¡e incluso la peli que elijan ver.

Preparad juntos las invitaciones a la fiesta haciéndolas a mano. Si habéis elegido una temática, que vayan relacionadas y, al hacerlas a mano, pueden estar incluso personalizadas para cada invitado.


Monta un photocall casero para que los invitados y tu hijo tengan un recuerdo inolvidable de la noche.


Organiza un bufet de comidas y dulces en el que los niños puedan servirse ellos mismos lo que les apetezca. Pueden decorarlo a su gusto y elegir juntos el menú, pero recomendamos comidas de picoteo que puedan gustar a todos los niños y sean fáciles de preparar.


Empezamos con los juegos. El primero que les proponemos es uno en el que no pararán de mover el esqueleto: 'La Estatua'. En él pondrás una música que los niños tienen que bailar animadamente. En el momento en que la pares tienen que quedarse quietos como estatuas, ¡el primero que se mueva quedará eliminado!


Si tienes un pasillo más o menos largo puedes preparar un laberinto de papel al estilo de la película 'La Trampa', de Catherine Zeta Jones como este que nos enseña Brassy Apple. Se trata de pasar entre las tiras sin tocarlas ¿lo lograrán?


Otro clásico imprescindible en este tipo de fiestas es, por supuesto, el karaoke. Que los invitados elijan sus canciones favoritas y se animen a cantarlas. Solos, duetos, grupos de rock... ¡todo está permitido!


Jugar a maquillarse también puede ser divertido y, además, no tiene por qué ser solo cosa de niñas. Si juegan al 'maquillaje sin espejo', tanto niñas como niños podrán intentar maquillarse como su personaje o superhéroe favorito, pero con la condición de que no pueden hacerlo frente a un espejo. Ganará quien, por consenso, haya conseguido el mejor resultado.


Los anfitriones también pueden tener un detalle con sus invitados, pero estos se lo tendrán que ganar con el juego del 'Regalo de las Mil Capas'. Tendrán que envolver un pequeño regalo en muchas capas de papel y entre unas y otras meter de vez en cuando alguna chuche, pegatina o pequeño regalito. A continuación los niños tendrán que pasárselo al ritmo de la música y, cada vez que la pare, quitar una de las capas. Así, a algunos les irán tocando los pequeños detalles hasta llegar al regalo final, que será para el afortunado que lo tenga en sus manos en la última capa.


Habitual en estas fiestas es también el juego de 'adivina el personaje'. Los participantes tendrán que asignar un personaje al jugador de su derecha, pegándoselo en un post-it en la frente. Cada uno irá haciendo preguntas que solo pueden ser respondidas con un sí o con un no. El ganador será aquel que adivine su personaje antes con las menos preguntas posibles.


Para ir bajando el ritmo, los niños pueden hacer una pequeña manualidad relacionada con la fiesta de pijamas ¿y qué mejor que decorar una funda de almohada? Solo necesitaréis fundas blancas y pinturas para telas para tenerles un rato entretenidos y tranquilos mientras dejar volar su creatividad.


A la hora de preparar dónde van a dormir, nada mejor que montar un fuerte. Se trata de estructuras que los niños disfrutan mucho haciendo y no son difíciles de construir. En WomanFreebies.com, nos dan muchas ideas sobre cómo construirlos, pero si no dispones de mucho tiempo, con unas cuantas sábanas, sillas, el sillón para sujetar la estructura y mucha imaginación será suficiente. Por supuesto, que no falten las linternas y, si se animan... ¡las historias de miedo!


El último subidón de adrenalina de la noche es la típica guerra de almohadas ¡No puede faltar!


Para bajar la excitación de la noche lo mejor que puedes hacer es poner una película. Además de divertirles, les relajará mucho. Pueden elegirla entre todos en base a la temática de la fiesta o a lo que ellos quieran.


Para despedir la fiesta una idea muy bonita es que pongas un libro de visitas en el que los invitados puedan escribir y dibujar algo bonito para su anfitrión. Así vuestro hijo tendrá un precioso recuerdo de la fiesta que podrá ver siempre que quiera.


Antes de volver a casa, cada invitado tendrá que ayudaros a recoger en la medida de lo posible los restos de la fiesta de la noche anterior. A cambio, ustedes les recompensaran con un buen desayuno.

2 vistas0 comentarios