Como lidiar con el enojo de nuestros hijos

La ira es esa emoción que hace que los niños sientan enfado, irritabilidad, resentimiento o furia ante una situación que no les gusta o les produce frustración. La ira tiene dos formas de expresión, una más interna en la que aumenta el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y la adrenalina; y otra más externa en la que la expresión cambia, el niño eleva el tono de voz, sus músculos se tensan... En un momento de ira los niños pueden gritar, romper cosas, lanzar objetos, pegar o insultar.

En estos días difíciles les traemos a continuación técnicas que les ayudara a manejar la ira a sus hijos:

Ellos como nosotros sienten ira, y esta emoción no es fácil de manejar para nuestros pequeños y cuando están en la etapa de niños es más difícil manejarla. Cada uno de ellos responde de maneras diferentes, como uno puede hacer un berrinches como otros Pueden tomarlo de otras maneras, desde reprimir al punto de es una conducta no desarrollada. Hemos de enseñarle a canalizarla.


1. Mantener la calma Los padres deben de demostrar un ejemplo de reacciones positivas ante una rabieta, como evitar gritar, hacer cualquier acto de violencia, para que le niño tome ejemplos de manejo de la ira al ver como nosotros lo logramos. Lograr incluir un poco de paciencia ante las situaciones. Ya que ante una respuesta de ira el niño puede reaccionar de la misma manera o aumente en casos peores.


2. Enseñarle a reconocer la ira Ante una reacción de una rabieta es difícil hablar y negociar con el niño, pero luego de que esta pase debe hablar con el calmadamente y charlar que había pasado.


3. Aprender a actuar sin ira

Cuando los niños actúan bajo la ira es porque no encuentran otra habilidad para actuar de otra manera, por tanto es necesario que hay más maneras de solucionar un problema, y ayudarles a aprender:

· Identificar la causa de la ira.

· Ayudar a solucionar el problema.

· Enseñarles las consecuencias si reaccionamos de esta manera y la diferencia de responder de manera tranquila.

· Explicar la respuesta del niño en caso de no ser adecuada.

· Repasar las acciones del niño y decirles cómo mejorarlas.


4. Enseña al niño a actuar sin ira en muchas ocasiones los niños reaccionan de esta manera por no tener otra habilidad de reaccionar y la mejor manera es enseñarles a identificar las otras maneras de solución hacia un problema. Es decir entrenarlos a que sepan que:

· Identificar que causo la ira en su momento.

· Ayudarle otras soluciones a próximas ocasiones

· Explicarles la diferencia ante una reacción positiva y negativa

· Explicarles que esa no es la mejor respuesta a dar


5. Ayudarlos a expresar

En todos los casos, los impulsos de romper cosas son los más concurrentes en los niños, si suele ser esta la reacción es bueno programar actividades que sean a expresar las emociones del niño; como dibujar, escribir, pintar y aprender distintas cosas.


6. . Enséñale liberar tensiones El deporte es un excelente vehículo para canalizar la ira y el estrés, libera endorfinas y contribuye a tener una sensación de bienestar. Practicar deporte de forma habitual puede ayudar al niño a manejar la ira, así como la realización de actividades que implican relajación como yoga o mindfulness.

7. Desarrolla estrategias de autocontrol Explícale en qué consiste el autocontrol, por ejemplo: no reaccionar mal si se ha terminado el tiempo de televisión, si tiene que recoger su habitación o si un niño le coge un juguete. Una buena técnica de autocontrol es la del semáforo. Se trata de un ejercicio en el que se le da una respuesta ante un comportamiento determinado.


Para llevarlo a cabo necesitas explicarle al niño como funciona un semáforo y además, deberás tener a mano 3 cartulinas con 3 colores diferentes: rojo, amarillo y verde. Cuando le muestres la cartulina roja, querrá decir que el niño debe parar porque no está controlando su ira y la situación se ha descontrolado, la cartulina amarilla indica que debe analizar qué está pasando y por qué se está comportando así y la verde sirve para que pueda expresar lo que siente.


8. Fomenta la empatía Es quizá una de las tareas más difíciles de conseguir en los niños. Implica que los niños comprendan al otro y se pongan en su lugar, algo fundamental para que pueda manejar la ira. La empatía es un valor muy importante que debemos transmitir a los niños desde que son pequeños



3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo